lunes, 21 de enero de 2013

Desvelo


El Cristo de la Hermandad fue tallado en el  troncode un añoso eucaliptus ,
se encuentra a la vera del camino de  ingreso a Villa Elisa
          
Hay momentos que llena mi alma

profunda , infinita nostalgia de Dios.

sin causa ni aviso me invade

y etérea, impregna cada rincón.


Es la  Patria, la entraña que llama

ese amor que en el Principio existió

Es el Padre, la cuna que tuve

ese sueño donde Él me soñó.


Y quisiera entonces volver

a ser una con el que me creó,

deshojarme en ternura infinita

y dulcemente morir en el regazo de Dios.