lunes, 21 de enero de 2013

Desvelo


El Cristo de la Hermandad fue tallado en el  troncode un añoso eucaliptus ,
se encuentra a la vera del camino de  ingreso a Villa Elisa
          
Hay momentos que llena mi alma

profunda , infinita nostalgia de Dios.

sin causa ni aviso me invade

y etérea, impregna cada rincón.


Es la  Patria, la entraña que llama

ese amor que en el Principio existió

Es el Padre, la cuna que tuve

ese sueño donde Él me soñó.


Y quisiera entonces volver

a ser una con el que me creó,

deshojarme en ternura infinita

y dulcemente morir en el regazo de Dios.

3 comentarios:

  1. Es como una hermosa oración...
    Es el Padre, la cuna que tuve
    ese sueño donde Él me soñó.


    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hermosísimo,¡Más que un poema una oración!
    Precioso.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Gralba!!!

    Es un poema de una belleza extraordinaria, Creo que es un rezo cantado con todo el amor del mundo, a Jesús. Gracias por ello! Pues Él también es mi amigo. Creo que se lo merece.
    Ha sido un inmenso placer pasar por tu casa, gracias por darme la oportunidad de conocerla -conocerte.

    Te de un beso y mi estima.
    Se muy muy feliz.


    ResponderEliminar